"Siempre que trato con hombres del campo pienso en lo mucho que ellos saben y nosotros ignoramos, y
en lo poco que a ellos importa conocer cuanto nosotros sabemos.” (Antonio Machado Y Ruiz)

Las soledades acompañan a las almas abandonadas a su suerte. En la medicatura del poblado yase
postrado en una cama el hijo que sufrió un accidente grave que le afectó en una de sus piernas, las
lesiones le impiden caminar y su madre debe escudriñar el mundo en búsqueda de algún dinerito que le
permita cubrir los gastos para su tratamiento. Cómo si las cosas no estubieran tan duras, viene este
muchacho y se malogra de ese modo. El conuco apenas dá para saciar el hambre.

Las medicaturas se reducen a un recinto para albergar enfermos, carecen de insumos, de equipos y de
medicamentos, Solo les asiste la voluntad del personal que hacen milagros para prestar la ayuda
necesaria. Mientras tanto la guerrera madre y conuquera, acostumbrada a lidiar con esas realidades que
la vida sencilla y por demás sufrida le ha dado a lo largo de sus 45 años.

Del otro lado, a kilómetros de distancia en un pueblo lejano, su comadre le había comunicado ayer que
no encontraba como hacer para sembrar en éste nuevo ciclo, la actual cosecha no le había arrojado
ninguna rentabilidad ya que los paquetes finacieros de las oligarquías que dominan el campo nos tienen
al borde de la quiebra. Nos entregan insumos y semillas y en contraprestacion debemos entregar
nuestra cosecha a precios muy por debajo de los costos de producción actuales, en esa realidad nos
movemos mientras otros anuncian en los medios resultados grandiosos en materia de producción
agrícola.

Hace unos días las carreteras vieron desfilar unas carabanas de gandolas cargadas del grano importado y
comprado a pago previo en otras latitudes, mientras nuestras cosechas no nos dan la rentabilidad que
garantice la sobrevivencia productiva de tantos campesinos que ven disminuidos sus esfuerzos cosecha
tras cosecha.

Más allá, hacia las montañas, las noticias surcan las redes y los teléfonos se recalientan para hacernos
saber que los paperos y los sembradores de hortalizas están atravesando por una realidad muy similar,
el contrabando de la papa los trae de las mechas, ya las cosechas ni siquiera alcanzan para cubrir los
costos. La verdad verdadera es que ya no hallamos que hacer para poder sembrar y vivir dignamente.
Los hombres y mujeres del café atraviesan una realidad decepcionante, mientras que los campesinos de
la caña nos narran un cuento similar.

Esos sueños del campo en los que nos formamos, lo destrozan cada vez que asoman su palabra solo
para engañarnos. Mientras tanto los criadores de gallinas, conejos y de peces, experimentan la mano
que le ahorca al tener que soportar los más altos costos en alimentos y medicinas para sus animales.

La agricultura es un milagro, ese milagro agrícola es justamente ver cómo los campesinos logran sortear
todas estas visisitudes para poder salir y volver a sembrar en cada ciclo productivo.

Este año tengo que pagar la deuda que arrastro desde la pasada cosecha. Eso sí es un milagro.

Desde el conuco

El milagro de la agricultura.
Por: Toribio Azuaje

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo