El Financiamiento Oportuno dentro del sector agrícola nacional es prioritario, existe la constante necesidad de acceder a servicios y productos que permitan las labores en el campo.

Es una realidad que la productividad agrícola y su buen rendimiento fortalece la seguridad alimentaria.

Para el agricultor venezolano tener un financiamiento oportuno es vital; por lo general, puede prolongarse en el tiempo lo que incide en los ciclos de la siembra ante la necesidad de comprar semillas, así como en la calidad de las futuras cosechas dada la importancia de utilizar de forma oportuna fertilizantes y agroquímicos.

En este contexto, cobra una enorme relevancia la presencia de empresas con planes de atención integral para los productores agrícolas que van desde semillas de calidad, fertilizantes, productos agroquímicos, herramientas y equipos.

Un ejemplo de compañías referentes es el Grupo Agrollano que tiene más de 45 agencias operativas en todo el país, cuatro plantas químicas, una fábrica de fertilizantes, una de producción de herramientas y equipos, y una de tuberías de riego y alambres de púa.

Para Héctor León, director de Comercialización y Operaciones del Grupo Agrollano, lo esencial es que se construya la confianza con ese productor agrícola, a quien se le da un acompañamiento a tiempo, facilitándole financiamiento para la compra de semillas de calidad, fertilizantes y productos agroquímicos importados y hechos en Venezuela.

“Ofrecemos una amplia variedad de semillas y facilitamos agroquímicos originales, no solo elaborados aquí dado que manejamos transferencia tecnológica de otros países para acoplar nuestras Buenas Prácticas de Manufactura; sino también ofrecemos insumos importados porque tenemos alianzas con las empresas más grandes del sector agroquímico internacional, tanto en materias primas como en productos terminados”, explicó León.

Financiamiento Oportuno, Calidad y responsabilidad con el medio ambiente

La calidad es otro valor importante por lo cual la empresa ofrece insumos originales, dado el impacto que tienen en la protección de los cultivos que serán consumidos posteriormente por la población. “Lo importante es que el pequeño o mediano agricultor evite los productos falsificados por un tema de precios”, manifestó León, quién asimismo comentó: “Tenemos presente la responsabilidad con el medio ambiente al filtrar el aire y los líquidos residuales antes de que salgan al exterior de nuestras plantas”.

Otro punto de atención es la seguridad en la manipulación de los agroquímicos que por ser, altamente tóxicos, deben administrarse con equipos especiales. “Campañas educativas en el campo y escuelas rurales están dentro del alcance de responsabilidad social del grupo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *