Aún a pesar de las graves dificultades económicas que golpean la calidad de vida de los venezolanos, hoy hay más pueblo con el chavismo que con la oposición. No es cierto que el chavismo esté derrotado o agotado. Todo lo contrario.

Según Hinterlaces, 33% de los venezolanos se autodefinen como chavistas y 13% se declara opositores. El PSUV casi triplica en simpatías a todos los partidos de oposición juntos.

70% NO CONFÍA en que un gobierno opositor pueda resolver los problemas económicos del país.

Las crisis económicas traen consigo inevitablemente crisis hegemónicas. Sin embargo, en el caso de Venezuela, no se han producido rupturas irremediables con relación al modelo bolivariano de emancipación e inclusión social.

Si bien 53% de los ciudadanos se declara INDEPENDIENTE y se mueve al “centro político”, ese espacio al margen de la polarización es cultural y políticamente chavista.

62% se inclina por hacer más eficiente y productivo el modelo socialista mientras que solo 29% prefiere un modelo capitalista. La mayoría opina que el Estado debe conducir la economía. 61% desaprueba la privatización de PDVSA. 83% rechaza las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela.

Hoy la sociedad venezolana es más nacionalista, rechaza la violencia y quieren igualdad, respeto, justicia y bienestar compartido. La mayoría no quiere un cambio de modelo. Lo que quiere es que el modelo funcione mejor.

En resumen, la correlación de fuerzas social, política y cultural sigue favoreciendo ampliamente al Chavismo, aunque tiene que sumar ese “centro político chavista” a sus millones de actuales seguidores para construir una nueva mayoría, pero sin perder su memoria y su identidad, lo que fue y lo que debe seguir siendo.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo