La Policía ha detenido a dos altos mandos del Ejército boliviano -el general Juan José Zúñiga, jefe del Ejército, y Juan Arnez Salvador, jefe de la Armada- tras un intento de golpe de Estado, el miércoles 26 de junio, en el que un tanque intentó irrumpir en el palacio presidencial.

Sin embargo, Zúñiga dijo que el presidente Luis Arce le pidió que organizara un levantamiento para desencadenar una represión que ayudara a mejorar su imagen.

Dos líderes del ejército boliviano fueron arrestados el miércoles después de que soldados y tanques tomaran posiciones frente a edificios gubernamentales en lo que el presidente Luis Arce calificó de intento de golpe de Estado.

Las tropas y los tanques entraron por la tarde en la Plaza Murillo, una plaza histórica donde se encuentran la presidencia y el Congreso, lo que provocó la condena mundial de un ataque a la democracia.

Uno de los tanques intentó derribar una puerta metálica del palacio presidencial.

Rodeado de soldados y ocho tanques, el ahora destituido jefe del ejército, general Juan José Zúñiga, dijo que las “fuerzas armadas pretenden reestructurar la democracia, hacer de ella una verdadera democracia y no una dirigida por las mismas pocas personas durante 30, 40 años”.

La revuelta duró unas cinco horas.

Zúñiga fue capturado y obligado a subir a un coche de policía cuando se dirigía a los periodistas a las puertas de un cuartel militar, según mostraron imágenes de la televisión estatal.

“General, está usted detenido”, le dijo a Zúñiga el viceministro del Interior, Jhonny Aguilera.

Un segundo militar de alto rango, Juan Arnez Salvador, que era jefe de la Armada boliviana, también fue detenido el miércoles por la noche.

La detención de Salvador fue anunciada por el ministro del Interior, Eduardo del Castillo, quien dijo que Zúñiga y Arnez son “dos militares golpistas que intentaron destruir la democracia y la institucionalidad de nuestro país y fracasaron”.

Hablando desde un balcón del palacio de gobierno, Arce dijo a cientos de simpatizantes que “nadie puede quitarnos la democracia que hemos ganado”.

Había instado “al pueblo boliviano a organizarse y movilizarse contra el golpe de Estado a favor de la democracia”, en un mensaje previo televisado al país junto a sus ministros dentro del palacio presidencial.

Despidió a Zúñiga y Salvador y tomó juramento a un nuevo grupo de jefes militares.

Antes de ser detenido, Zúñiga declaró a la prensa que el presidente le había dicho que organizara un levantamiento para desencadenar una represión que le hiciera parecer fuerte y aumentara su bajo índice de aprobación.

“De ninguna manera se puede hablar de un autogolpe en Bolivia”: Deysi Choque

En una reunión el domingo, dijo el general, Zúñiga le preguntó a Arce “¿entonces sacamos vehículos blindados?”. Dijo que el presidente respondió: “sáquenlos”.

Las instrucciones de Arce eran “montar algo para subir su popularidad”, dijo Zúñiga.

El ex presidente Evo Morales escribió en la plataforma de medios sociales X que “se está gestando un golpe de Estado” e instó a una “movilización nacional para defender la democracia”, pero luego suspendió las movilizaciones.

Comentarios antidemocráticos de Zúñiga
Bolivia está profundamente polarizada tras años de inestabilidad política y el partido gobernante, el Movimiento al Socialismo (MAS), está desgarrado por el conflicto interno entre los partidarios de Arce y su antiguo mentor Morales.Morales, que fue el primer presidente indígena de Bolivia, era extremadamente popular hasta que intentó saltarse la Constitución y buscar un cuarto mandato en 2019.

El izquierdista y antiguo líder sindical cocalero ganó esa votación, pero se vio obligado a dimitir en medio de mortíferas protestas por un supuesto fraude electoral, y huyó del país.

Regresó después de que Arce ganara la presidencia en octubre de 2020.

Desde entonces ha crecido una lucha de poder entre los dos hombres, y Morales ha criticado cada vez más al gobierno y lo ha acusado de corrupción, de tolerar el narcotráfico y de marginarlo políticamente.

Hace seis meses, el Tribunal Constitucional inhabilitó a Morales para participar en las elecciones de 2025, aunque sigue aspirando a ser designado candidato del MAS.

Arce no ha dicho si buscará la reelección.

Zúñiga apareció en televisión el lunes y dijo que arrestaría a Morales si insistía en presentarse de nuevo a las elecciones de 2025.

“Legalmente está inhabilitado, ese hombre no puede volver a ser presidente de este país”, dijo.

Desde esa entrevista, han circulado rumores de que Zúñiga estaba a punto de ser destituido.

Llamamientos a la calma

El Gobierno estadounidense de Joe Biden dijo que seguía de cerca los acontecimientos en Bolivia y “llama a la calma”, según un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, se mostró “profundamente preocupado” por los acontecimientos en Bolivia y pidió a todos los actores, incluidos los militares, que “protejan el orden constitucional y preserven un clima de paz”, dijo su portavoz Stephane Dujarric en un comunicado.

Los líderes de Chile, Ecuador, Perú, México, Colombia y Venezuela pidieron que se respete la democracia.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, escribió en X: “Soy un amante de la democracia y quiero que prevalezca en toda América Latina. Condenamos cualquier forma de golpe de Estado en Bolivia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola | portuguesaaldia.com La Plataforma Informativa de Portuguesa Pone a tu disposición Los Planes y Servicios de Publicidad

¿En qué podemos ayudarte?