Tras una jornada electoral pacífica y con índices de participación históricos, aunque con tintes desordenados, la elegida del oficialismo para continuar con la ‘Cuarta Transformación’, Claudia Sheinbaum, logró materializar su amplia ventaja en las encuestas previas a los comicios, para así convertirse en la primera mujer que se siente en la silla presidencial en toda la historia de México. Ahora, uno de los primeros retos de la nueva mandataria será convencer al país de que su proyecto, aunque representa la continuidad, no vive a la enorme sombra de Andrés Manuel López Obrador.

La madrugada mexicana vio a una mujer presidenta por primera vez en su historia.
Después de tres retrasos en el anunció de los resultados del conteo rápido propio del Instituto Nacional Electoral (INE), el organismo electoral mexicano confirmó el 3 de junio un hecho sin precedentes: Claudia Sheinbaum es la nueva presidenta de México.
Después de meses de campaña y numerosas encuestas que semana por semana otorgaban una amplia ventaja a la candidata oficialista por encima de la elegida de la oposición, Xóchitl Gálvez, y el candidato de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Maynez, el INE oficializó los resultados preliminares que confirmaron la victoria de la sucesora del obradorismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *