De los 3.696 presos que albergaba la principal cárcel del país, la Penitenciaría Nacional de Puerto Príncipe, poco menos de un centenar permanecieron en su interior. Los graves hechos acaecidos durante la madrugada del 2 al 3 de marzo propiciaron que el Gobierno decretara el estado de emergencia y el toque de queda. Los graves hechos se produjeron en un momento en el que el primer ministro, Ariel Henry, se encontraba fuera del país, en visita oficial a Kenia.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo