ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE WhatsApp Y ENTERATE CON NOSOTROS DE LO QUE SUCEDE EN PORTUGUESA, VENEZUELA Y EL MUNDO

ESA ES una frase de una milonga de Joaquín Sabina, ese extraordinario cantautor español que celebra en ella, una victoria del Boca Juniors en la Bombonera.

Retrata un poco a nuestra política regional y nacional, en este verdadero carnaval desatado, con mucho disfraz incluido, mientras el régimen vacila en México y se burla en Venezuela.


Pero anuncié que seguiría tratando el tema candidatural. De un lado y de otro. Del zaperoco rojo de dónde sacan de la manga, cual mago cabelliano, candidatos que nadie conoce pero que sabe que tienen la plena seguridad que van a ser electos, como en el caso de Papelón, a donde llevan a un tipo, supuestamente con un grueso prontuario policial. Y como Alirio Bonilla amenazaba con lanzarse aparte, le mostraron tres expedientes y le pidieron que escogiera con cuál quería ser juzgado. O la perversa jugada contra la madre de Ronald Hernández en Araure, para que sepan, así como suavemente, como trabaja el entorno de Primitivo Cedeño, la peor vaina que le puede pasar a Portuguesa, como si ya lo que le ha pasado no basta en la continua carrera de destrucción que ha significado el socialismo del siglo XXI.

Lo del Consejo Legislativo por lista es la gráfica del nepotismo. No importa que Cabello justificara la salida de María Gabriela de Cedeño de la candidatura a la Alcaldía de Araure para poner a una dama que firmó contra Chávez en el revocatorio. La esposa del candidato a gobernador encabeza la lista al parlamento regional, para seguir el protocolo araureño. Y para burlarse de su electorado, el ganador “sentimental” de las primarias en Guanare, el concejal Albin Alvarado, cierra la lista en el puesto 14. Ah rigor, dijeran en Biscucuy. Desaparecieron Henry Pérez, Antonio Vásquez. Reapareció Amarilys Pérez. El fatuo liderazgo rojo se volvió polvo cósmico.

En la oposición, la imposición de candidatos fue dañina. El acuerdo que se iba fabricando con Zerpa fue implosionado por ustedes saben quién. Pero se materializó, en buena hora, en Agua Blanca, cuando Robert Timaure declina por Martín Pieruzzini en una alianza de todos contra el PSUV. En Guanare, el que defenestró a Ernesto Delgado, después que era un punto de honor, se conformó con el segundo en la lista y COPEI anda en onda molesta porque su presidente regional quedó de cuarto en la lista, al haberse negado a aceptar el circuito cuatro. Los caprichos de la diputada en Guanarito ponen en peligro la posibilidad de una victoria. Los candidatos a concejales en Ospino después de haberse logrado un preacuerdo, sacaron a una mujer postulada por COPEI porque PJ había afirmado que no tenía mujeres y negrearon al partido del candidato a alcalde mandando a sus dirigentes fundamentales para el tercero y cuarto lugar. En Sucre, le sacaron a una postulada por Jóbito y COPEI, volaron a Dorante y al secretario juvenil de AD, porque no le cae bien al secretario general seccional.
En Píritu regresamos al cuadro del fracaso histórico y en Santa Rosalía, la fuerza blanca anda resteada con el candidato de la Alianza Democrática en contra de la MUD. Lo de Boconoíto de verdad es la tapa del frasco. El jefe de UNT pasó a ser de cabeza de lista al Concejo a candidato a alcalde de Puente, pero con profundas críticas hacia el G5. Hasta los obedientes adecos están alzados por la imposición del candidato amarillo. La plancha no tiene representación legítima de COPEI, UNT y Voluntad Popular, porque sus jefes no aceptaron ser la comparsa del capricho de la diputada. Y la verdadera dirigencia de PJ actuará de brazos caídos. Al contrario de Guanarito, donde los aurinegros respaldarán la candidatura de Valmore Betancourt, después de un largo y meticuloso trabajo que desembocará en una victoria, que ha construido con filigrana. Hay sectores nacionales y regionales promoviendo una encuesta, que pudiera concretarse esta semana para escoger el abanderado a la alcaldía del verdadero cono sur portugueseño.

Sin embargo, los equipos en varios municipios podrían comenzar a cambiarle el rostro a esa pusilánime alternativa democrática portugueseña. El G5 tiene una enorme responsabilidad sobre sus hombros en las semanas por venir, porque en el inicio, en la manera de construir esta alianza, salió aplazado. Pero las candidaturas en Sucre con Jóbito Villegas, Ospino con Carlos Barrios, Araure con Daniel Rangel, Páez con Edgar Rivero, Agua Blanca con Martín Pieruzzini, Guanare con Mara Rodríguez y si se llega a concretar la unidad con Betancourt, trabajando en la organización para captar el enorme descontento popular y polarizar enfrentando con fuerza al régimen, le darían una faz victoriosa para renovar la esperanza en nuestro estado.

IVÁN COLMENARES


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *