Una semana más que sucumbe ante las circunstancias de estos días. Unos llenos de fe otros mirando el panorama de desparpajos y decepciones. Nuestros agricultores en mengua de sus circunstancias y ahora asediados por el dedo acusador de un Ministerio Público que es celero y efectivo frente a los pendejos, pero lerdo y sumiso ante los desmanes de los grandes golpes de quienes están cubiertos de gloria del poder. Circunstancias que van y vienen, tal como las gandolas oscilantes de gasolina que nunca alcanza, Dios sabrá porque. Gasoil que tampoco es suficiente y no se sabe a dónde va o si es verdad que lo envían. El resultado, pues la colas inhumanas pero festivas de los circunstanciados ciudadanos.
A ver, ciudadanos de segundo plano dentro de un país que nos discrimina por solo vivir en el llano adentro o en los pueblos andinos, o por allá en el oriente. Pueblo que en suma ya no puede hacer nada porque no hay ni herramientas ni mentes. Todo se va en las indefinidas y eternas discusiones que cada grupo de WhatsApp tiene, o en los tips de twiter, o en cualquier otro chat de las redes. Allí vemos lo más granado de la sapiencia para arreglar al país, pasando por los más conspicuos defensores a ultranza de estas circunstancias que nos hacen la vida imposible, pero que a la luz de las presiones políticas y las también aniquilantes sanciones del imperio, son suficiente argumento para zanjar las razones de lo que ocurre. Poco se ha dicho de las malas decisiones designando ineptos en cargos de relevancia política. Diputados que no saben ni siquiera hacer una llamada telefónica, y pare usted de contar de otros amigos de partido que por solo eso, pues son los formales elegibles. Poco se dice que esas designaciones y sus consecuentes resultados son culpa de quien dirige el Gobierno, sea este nacional, regional o municipal. funcionarios transformados en hordas de holgazanes que no trabajan y menos aún piensan. De estas circunstancias tampoco se dice ni se habla, menos aún cuando los resultados son adversos; pero cuando el servilismo apremia como algunos que han sido Diputados y lanzan micrófonos sin puntería a un supuesto contrario, en un acto que debe ser corregido o por lo menos un llamado de atención de quien preside el cuerpo, pues no, es alabado y hasta catapultado a las alturas de los Dioses de Asghard, con la triste desventura de Locki defenestrado por Odin dándole el privilegio de intocable al gran Thor que no fue vestido con braga naranja. Este es un Thor lleno de circunstancias que hasta ha generado la visita de los Reyes Magos del lejano Oriente y aún no sabemos qué ha pasado o qué pasará, o qué hará el gran oráculo también paisano del gran Thor. Habrá que esperar que otro guion nos tiene preparado Marvel para las profundas discusiones de los simples mortales. O si el entristecido Locki y demás héroes traídos a villanos, seguirán siendo sometidos al “debido proceso” del que nadie habla habiendo transcurrido con creces los 40 días para el acto conclusivo fiscal y la consecuente fijación de la audiencia preliminar. Será que el retardo penal generalizado alcanzó también a estos excelsos ex funcionarios y ex camaradas? Quizás las circunstancias de un proceso penal que nunca se sabe cuando se cumplen los lapsos, servirá para crear una nueva distracción cuando la oposición señale quien es el nuevo socio o socia de la política del Gobierno; ah perdón, que señalen al candidato o candidata de la fulana oposición, que solo se opone a lo que no se le oponga a ellos y sus circunstancias. Este es el zenit de lo qué hay, un caldo de cultivo sazonado con la implosión del submarino que conducía el conde del Guácharo y ahora habrá que ver dónde quedaron esos restos, aunque al no hacer caso a las advertencias terminó allí al lado del Titanic. Así pues, por otro lado la gran favorita inscribía su candidatura cuando al comienzo decía que no participaría; qué cosas no? era el Conde y no Corina. Leímos y discutimos mal. Bueno en fin de cuentas seguirán siendo los mismos, viviendo de circunstancias pasadas sin esgrimir nada nuevo en el presente, y solo se revive ese eterno amor de Diosdado quien ya señaló a la candidata de culpable de todo lo que pase; es decir, la bienvenida a que ocupe el lugar del no menos tristemente célebre de Guaidó. De seguro ya habrá nuevamente la silla en el programa del Mazo Dando con el nombre de Ma. Corina, para así reafirmar el nuevo show que ya es un bacalao por lo salado. Mientras tanto, estarán los eternos afectos a los siempre aliados adecos, con un Prosperi que no prospera y los verdes alejados de ese color que les gusta a todos matizados por Franklin, sumados con los 89 desconocidos que solo negocian, mientras Eduardo Fernandez teje una red donde podrían acabar ensartados los que no saben de política. El tigre sabe rugir, y quizás tenga circunstancias que ha visto y pueda poner en práctica, aquellas aprendidas en el Tíbet aprovechando la paciencia del que siembra un bambú.

Rafael García González. 23/06/2023

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo