• 08/11/2022 4:30 PM

Portuguesa Al Día

1 Millón de Visitas en 2022

QUO VADIS | ¿QUÉ HA PASADO? ¿A DÓNDE VAMOS?

Esta interrogante solemos apreciarla desde varios crisoles.
El más pragmático que se refiere a los tiempos pasados y la añoranza de lo que se tenia y lo que hay.
Para quien lo mire solo por el transcurso del tiempo, sencillamente sentirá esa melancolía de los años vividos y la necesaria confrontación de los recuerdos con una realidad que cada día no deja de sorprendernos. Aún son jóvenes esos años, quizás el mayor de los énfasis de esta añoranza transcurre durante estos últimos 22 años de convulsión política.
Estrategias de poder, mundos polarizados y un país que se sumió en una esperanza que no supo dar la respuesta a la apuesta del cambio que se pedía.
Todo parece que obedece a guiones, tanto de quienes no tienen el poder contra los que lo detentan. Y en el medio, una realidad país cada día más pobre y en desesperanza.
La invasión de la mediática en todos sus aspectos, incluidos el simple chisme entre dos que se
multiplica en verdades aparentes, conlleva muchas veces a una desesperada fórmula de saber que ha pasado.
Las artes, la cultura popular y la elitesca, las manifestaciones de la pintura, escritura, los artesanos y la simple visita a bibliotecas sencillamente han desaparecido.
En nuestro estado Portuguesa por ejemplo, las bibliotecas públicas desaparecieron, ya no son centros de interés ni de votos.
No interesa a los políticos cualquiera que sea su color, que la gente piense y se prepare. Nuestras escuelas, completamente abandonadas no solo en su aspecto físico de sus instalaciones, sino también abandonadas del intelecto y la creación de sus alumnos ante programas educativos sin exigencias y menos aún que generen la discusión intelectual. Donde no se invierte en el desarrollo del pensamiento crítico y analítico, alumnos que sólo piensan en ir todo un periodo para con el menor esfuerzo, solo ir a celebrar el cierre del mismo. Niños que a edades de 8 y 9 años que apenas saben leer o escribir, los menos quizás y un gran número que se quedas sin acceso a lo mínimo porque primero está el hambre; niños que no razonan en matemáticas ni desarrollan sus actividades propias de sus edades, más allá de la destreza en manejar juegos electrónicos (los pocos que pueden hacerlo) creados precisamente para cesantear el intelecto.
En estos tiempos, se ha castigado al desarrollo intelectual, camuflado en una estadistica de una tasa mayor de estudiantes que no estudian y a duras penas recuerdan algo de lo estudiado. Mentes borradas a los propios intereses de ciudadanía. Donde el vivismo criollo y la oportunidad fácil hacen gala del nuevo venezolano.
Valores de lo banal y lo mediocre, donde el currículum importante es ser militante acérrimo callado y obediente dentro de un partido. Eso basta para superarse en una suerte de ensayo y error de nuestras instituciones primordiales.
El necesario Estado de Derecho, pasa apenas ante las necesidades acomodaticias requeridas, y allí la justicia pasa a escribirse con minúsculas. Es solo aplicable a los pendejos, esos mismos que el sistema relega como masa oportunista.
Esta crisis de la inversión de los valores y de la ética en simples formas anacrónicas de contenido, parece la obra maestra de nuestro tiempo.
De allí el título de mi columna, QUO VADIS, o lo que es lo mismo, A DONDE VAMOS.!!

Rafael García González

Comparte con un amigo

Deja tus comentarios...