La venezolana Yulimar Rojas necesitó apenas un intento para sellar de la manera más rápida posible su pasaje a la final del triple salto del Mundial de atletismo de Budapest, este miércoles.

En la ronda de clasificación, Rojas llegó en su primera toma de contacto con la pista a 14,59 metros y superó así en veintinueve centímetros la marca que clasificaba de manera automática (14,30 metros) para la final del viernes. No necesitaba ya más intentos para garantizarse su presencia en la final.

La estrella venezolana de 27 años, que compitió con la bandera su país pintada en la mejilla, festejó esa rápida clasificación con un baile en la pista, nada más conocer la distancia que había alcanzado.

Yulimar Rojas es la dominadora absoluta del triple salto, donde es la vigente campeona olímpica y donde ha ganado los tres títulos mundiales seguidos al aire libre y los tres últimos mundiales bajo techo. A ello suma su condición de plusmarquista mundial de la prueba (15,67 metros al aire libre y 15,74 metros en pista cubierta).

Con el trámite de la ronda de clasificación ya atrás, la gran estrella del atletismo venezolano y latinoamericano puede empezar ya a pensar en la final del viernes, programada a las 17h36 GMT en el Estadio Nacional de Atletismo de la capital húngara.

Después de haberse convertido el año pasado en Eugene en la primera atleta con tres títulos mundiales en el triple salto, Rojas se prepara para añadir un cuarto oro consecutivo en ese evento, con el que seguir engordando un palmarés que ya luce espectacular a sus 27 años.

«Batir mi récord del mundo siempre es un objetivo», dijo Rojas en una entrevista con la AFP en Budapest, en plena recta final hacia su estreno en este Mundial.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo