El papa «rezó con dolor por la paz en el mundo» y en «silencio» frente a la imagen de la virgen en el santuario mariano de Fátima en la capilla de las apariciones, explicó este sábado el hablante vaticano, Matteo Bruni, después de que Francisco no pronunció una oración que estaba prevista.

Bruni explicó a los periodistas que Francisco rezó en ese «largo momento de silencio» en la capilla y en el cuarto misterio del Rosario recitado en el santuario, que tenía en el centro esa misma súplica.

Francisco prefirió improvisar y no leer el discurso que tenía preparado en el santuario de Fátima, en Portugal, por decisión propia, «como pastor ante los fieles que tiene», aclaró a los medios el hablante vaticano, después de que Francisco se haya saltado e improvisado algunas alocuciones.

«El papa decide cambiar su discurso como pastor ante los fieles que se encuentra delante», explicó Bruni, quien aclaró que no se trata de un problema de visión.

Desde Lisboa este miércoles para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el papa ha preferido saltarse o no leer los discursos preparados en tres ocasiones, incluido el víacrucis de este viernes, mientras que tampoco este sábado leyó la oración a la Virgen que estaba prevista y en la que se esperaba una petición de paz.

Francisco llegó en papamóvil a la explanada del santuario donde le recibieron 200.000 personas, sobre todos los fieles portugueses, muchas familias que pasaron sus hijos al pontífice para que accidentes bendecidos, y que habían pasado la noche aquí.

Las apariciones de Fátima están muy vinculadas a los pontificados ya los conflictos, ya que según reveló Sor Lucia muchos años después, la Virgen les anunció el final de la I Guerra Mundial, el inicio de la II Guerra Mundial y pidió la «conversión» de Rusia.

Por ello se esperaba una oración o mención a las guerras y especialmente a la de Ucrania. 

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo