La izquierda política venezolana a mi manera de ver las cosas creo que pasa por una crisis de valores que tiene que ver, no con el sentimiento ideológico donde se identifica el chavismo, sino más bien con el individualismo histórico que ha llevado a la Revolución bolivariana a detenerse a pensar por qué el sectarismo forma parte de nuestras filas. Hago un análisis de todo esto porque precisamente estamos de nuevo construyendo a través del movimiento Futuro, una nueva estructura que permita disentir por supuesto, criticar, pero además sumar y vencer la sombra de los oscurantismos históricos del partidismo radical, donde las decisiones se toman desde lo colectivo y no desde lo individual y por supuesto mucha gente que se ha acercado al movimiento, no lo ha terminado de entender, gracias a Dios, somos más los que entendemos que este es un momento de sumar no de dividir y bueno aun así, a los que pretenden dividirnos, tenemos que convencerlos de que esa no es la vía y por eso seguimos nuestra lucha a poco más de un mes de las elecciones del 28 de julio.

 

Yo en lo personal siempre le he huido al conflicto individual, no por cobarde, porque no lo soy, cuando toca, toca, pero el conflicto no deja nada. En mi caso particular la gente trata de mofarse de la condición física, del color de piel, del pensamiento ideológico y bueno he vivido con eso toda la vida, a pesar de que este es un país donde se eliminó la discriminación racial, desde hace muchos años, existe gente que todavía cree que vivimos en la Colonia y que puede entonces minimizar al hombre y a su pensamiento por el color de su piel o porque si es flaco o es gordo, o es alto o es bajo, es indio o mestizo, generalmente evito a esos eunucos que creen que todavía vivimos en la Colonia española, donde se le responde a un rey y el que no esté con el rey pues es enemigo del rey.

 

Por supuesto ninguna organización política escapa de los saboteadores de oficio que viven única y exclusivamente para escalar posiciones que le permitan seguir favoreciéndose de un proceso ya violado por más de 25 años y que, un grupo de hombres y mujeres valientes encabezados por nuestro coordinador nacional Héctor Rodríguez, busca sanear lo que ha sido contaminado por el egoísmo, por el sectarismo, por La indiferencia, por la falta de respeto al ser humano y entonces hemos entendido que ese tipo de personas, por al contrario de lo que él mismo cree, no debemos excluirlo, debemos sumarlo y debemos convencerlo del camino correcto. La política no se hace desde internet, la política no se hace desde los estados de WhatsApp, la política no se hace desde un comentario de Instagram, la política se hace hablando con el campesino, conversando con la gente, escuchando a la dirigente social, escuchando a las mujeres, escuchando a los sexos diversos, escuchando a los trabajadores del campo, escuchando al obrero, escuchando al maquinista, escuchando a la agricultor, ese es el camino correcto y por más que pretendas dividir, te vas a conseguir con una organización que quiere sumarte al verdadero Futuro de este país.

 

La locura y el desespero no tienen cabida en el movimiento Futuro. Ojo yo digo todo esto a título personal, porque en todo este último mes es lo que he aprendido dentro del movimiento Futuro y claro, que me encantaría seguir aprendiendo de los preceptos básicos de lo que es el movimiento pero vuelvo y le repito, la locura y el desespero no son parte del pensamiento de los que mayoritariamente estamos ahí, aquel que tenga un grado de locura y desesperación por ocupar un espacio para despotricar del compañero, por ver caer al camarada, en verdad creo que se equivocó de espacio. Lo invitaría yo a que se fuera a Vente Venezuela o a que se fuera a Voluntad Popular a un Nuevo Tiempo en esos partidos políticos pues esa es la práctica común, en el chavismo no y, aunque me gustaría sumarte pues una cosa es invitar a la gente a que construyamos un país juntos y otra cosa es invitar a un trastornado mental a que haga parte de esa transformación, parece contradictorio pero, no lo es; el trastornado mental debe ir a sanarse tanto mentalmente como espiritualmente y una vez recupere la cordura sumarse porque lo vamos a seguir esperando. El Futuro nos pertenece y por eso estamos aquí, para transformarlo y entregárselo a las nuevas generaciones.

 

Édgar Alexánder Morales

Un comentario en «Entre La Cuarta y La Quinta | “Los locos comen “Miércoles”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola | portuguesaaldia.com La Plataforma Informativa de Portuguesa Pone a tu disposición Los Planes y Servicios de Publicidad

¿En qué podemos ayudarte?