• 08/18/2022 1:07 PM

Portuguesa Al Día

1 Millón de Visitas en 2022

Familiares exigen investigar a alcalde de El Callao por el asesinato de dos mujeres en sector minero

Allegados de Dorialcely Tocuyo, una de las víctimas del femicidio, recordaron que la mujer acusó públicamente en una protesta a la autoridad local de hechos irregulares, durante los intentos de saqueo derivados por el caos monetario. | Cortesía El Correo de Caroní

Funcionarios policiales reportaron este jueves el asesinato de dos mujeres en El Callao, estado Bolívar. Las víctimas son Dorialcely del Valle Tocuyo Martínez, de 30 años de edad, y Martha Liliana Aristizábal, de 37 años.

De acuerdo con el parte oficial, los cuerpos fueron encontrados detrás de una casa en el sector minero La Iguana de El Callao el lunes 1 de junio. Ambas presentaban múltiples heridas de bala. En la escena, funcionarios encontraron 10 conchas de bala percutidas de 9 mm.

Familiares de Dorialcely Tocuyo piden que el alcalde de El Callao, Alberto Hurtado, sea investigado por su asesinato e interpondrán la denuncia ante la Fiscalía.

«No puede ser casualidad que una vez que ella le haya dicho todas sus verdades aparezca muerta y torturada. La denuncia se va a hacer en Fiscalía, estamos esperando a ver qué nos dice el abogado”.
Manifestó un hermano de la víctima

La solicitud obedece a que durante los disturbios del 24 de mayo en el poblado, a causa de la negativa de los comerciantes de recibir el billete de 50 mil bolívares, Tocuyo acusó públicamente al alcalde de corrupción y de ser cómplice de las redes de prostitución que operan en el poblado mientras los residentes padecen hambre.

Durante el discurso, la mujer declaró que, si la mataban, era responsabilidad del burgomaestre. Sus declaraciones fueron grabadas por los manifestantes y el video fue ampliamente difundido.

“La investigación deberían hacerla autoridades a ver qué tan culpable es el alcalde, porque no puede ser casualidad que una vez que ella le haya dicho todas sus verdades aparezca muerta y torturada. La denuncia se va a hacer en Fiscalía, estamos esperando a ver qué nos dice el abogado”, manifestó Luis Tocuyo*, hermano de la víctima.

Familiares no lograron acceder al cuerpo de la víctima sino hasta este miércoles en la mañana. Su madre logró reconocerla por los tatuajes en su cuerpo pues ella presentó fractura de cráneo por golpes e impacto de bala. Además, de acuerdo con parientes, estaba embarazada. “La tenían en una bolsa negra y ya estaba en descomposición, no la mantuvieron refrigerada ni nada”, lamentó su tía.

Dorialcely Tocuyo tenía cuatro hijos entre los 8 y 13 años de edad. La mujer era oriunda de San Félix, municipio Caroní, y llevaba 10 años viviendo en la población de El Callao. Trabajaba en este poblado y en Tumeremo, municipio Sifontes. Se dedicaba a la manicura, maquillar cejas y era trabajadora sexual.

Aunque el parte oficial indica que solo fueron dos las víctimas del asesinato, dolientes aseguran que hay una tercera conocida de Tocuyo que está desaparecida, aunque no precisaron su identidad.

Un recorrido por tres municipios

Alina Martínez*, tía de Dorialcely Tocuyo, relató que el lunes sus compañeras de trabajo comenzaron a llamar a la familia para preguntar dónde estaba. La última vez que Martínez habló con Dorialcely fue el sábado, por lo que el lunes no sabía dónde podría estar.

Dorancelys Tocuyo era madre de cuatro niños entre los 8 y 13 años de edad | Foto cortesía

Por las calles de El Callao comenzó a correr el rumor de que la mataron, y desde ese momento la familia se dedicó a buscarla por todo el pueblo. No fue sino hasta el martes 2 de junio en la mañana que consiguieron información sobre su paradero.

Cuando la familia acudió a la morgue de El Callao les dijeron que su cuerpo no estaba ahí, por lo que su madre y demás parientes se trasladaron hacia Tumeremo. En la comisaría del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), base Tumeremo, le dijeron a su madre que el cuerpo de Dorialcely lo encontraron el lunes en la madrugada a las afueras de El Callao y fue trasladado a la morgue de Upata, municipio Piar.

“Su madre dio declaraciones y no le dijeron nada”, reportó Martínez. Cuando dolientes pudieron reclamar el cuerpo, ya estaba descompuesto. Apenas este miércoles en la mañana la madre de Dorialcely se pudo trasladar hasta Upata para reconocer el cadáver.

“Ella luchó por sus hijos, para que a ellos no les faltara lo básico. Se dedicaba a trabajar de lo que saliera, pero nunca dejó con hambre a sus hijos. Su muerte nos duele y queremos justicia”, declaró Martínez.

“Si me matan fue el alcalde, porque no le importó lo que le dije”

Familiares y amigos de la víctima piden que el alcalde Alberto Hurtado sea investigado por el asesinato de Tocuyo. Y lo hacen porque el día de los intentos de saqueo en el poblado por la negativa de comerciantes de recibir el billete de 50 mil bolívares, el 24 de mayo, Dorialcely protestó, y acusó al alcalde de utilizar recursos públicos para drogas y prostitución mientras el pueblo moría de hambre.

Durante sus declaraciones, Dorialcely anunció que, si algo le pasaba, sería responsabilidad del alcalde. “Que me maten, que me maten si les da su gana. Menos mal que aquí hay bastantes cámaras, si me matan fue él, porque no le importó lo que le dije”, dijo el día del disturbio.

La mujer acusó a Hurtado de no ejercer el control sobre grupos armados irregulares que operan en las zonas mineras y de ser cómplice de las redes de prostitución que operan en el municipio minero.

Que me maten, que me maten si les da su gana. Menos mal que aquí hay bastantes cámaras, si me matan fue él, porque no le importó lo que le dije”.
Frase de Dorialcely Tocuyo durante los disturbios recientes en El Callao

“Ayer dijo (el alcalde) en cadena que iba a arremeter contra una organización de prostitución, ¡si las putas se las coge él, se las vacila él!”, gritó.

Ella también confrontó al cordón de funcionarios de la Alcaldía, Guardia Nacional y Policía del estado Bolívar (PEB) que ese día se desplegó para controlar el disturbio, cerrar negocios que no aceptaban todo el cono monetario vigente, y distribuir tapabocas desechables a los manifestantes.

“A mí no me veas así” -le dijo Dorialcely a los funcionarios apostados-, “que tú andas de jalabola y tienes qué comer, ¡mi familia no! Ustedes se tiran rumbas, vuelan, y cogen putas mientras uno se muere de hambre, dime que no”, declaró.

“Nos dan es un tapabocas, y el hospital vacío porque todo lo que él -el alcalde- agarra es para vacilar. Ustedes comen, nosotros no. El mando llega hasta ustedes. Que salga (el alcalde), y que me escuche”, vociferó.

En el video difundido hay evidencia de que mientras ella hablaba, un hombre vestido de civil con un radiodifusor en la mano comenzó a tomarle fotos, y le comentó a otro hombre de civil que en ese momento no podían confrontarla, porque los pobladores iban a molestarse y eso enardecería la manifestación.

“Tú eres el alcalde, ¿cómo los chinos (abastos asiáticos) no te van a dar la cara a ti? ¡Ni él tiene autoridad de gobierno, vale! Ni él”, manifestó.

Luego, Dorialcely comenzó a preguntarle a los niños que había en la concentración si ese día habían comido, muchos le contestaron que no a lo que ella expresó que esa era la realidad de Venezuela. “Ellos con hambre y él tirándose rumbas y haciendo parrillas los fines de semana para las putas. Ni siquiera viene y escucha a un niño, ni le da ropa o de comer a la gente de la calle. Él no escucha a nadie, escucha a su rumba y su bolsillo”, denunció.

Familiares de la víctima piden justicia. Correo del Caroní intentó contactar al alcalde Albero Hurtado, pero no fue posible. Hasta ahora no ha habido declaración pública al respecto.

El informe Corrupción y crimen en las regiones, de Transparencia Venezuela, expone que en noviembre de 2019, alias el Toto, pran que opera en El Callao hizo circular dos comunicados en los que no solo dio un ultimátum al alcalde Alberto Hurtado y pidió su renuncia, sino que aseguraba que el burgomaestre recibió oro de la banda armada para financiar su candidatura.

Desde entonces, en el pueblo se le acusa de corrupción y lazos con bandas armadas. El día de los disturbios por el rechazo al billete de Bs. 50 mil, habitantes del sector caminaron por las calles pidiendo la renuncia de Hurtado.

Al unísono gritaban: “El pueblo está cansado. Alberto, ¡ladrón! No te queremos más”.

(*) El nombre de estas personas fue resguardado por temor a represalias

El cuerpo de ambas víctimas fue encontrado detrás de una casa en el sector minero La Iguana de El Callao el lunes | Foto Clavel A. Rangel Jiménez

Comparte con un amigo

Deja tus comentarios...