Es inevitable oír el nombre de Barbie y que una lista infinita de palabras, calificativos y adjetivos venga a nuestra cabeza. Muñeca, rubia, belleza, perfección, diversión, plasticidad, felicidad, ingenuidad, superficialidad y moda. La enumeración puede volverse un proceso de nunca acabar, así que la idea de una película basada en la creación de Ruth Handler, fabricada por Mattel, haría que algunos esperaran una obra igual o similar.
No obstante, el solo hecho de que la directora Greta Gerwig (“Mujercitas” y “Lady Bird”) se aliara con su esposo Noah Baumbach para escribir el guion, anticipaba que el mundo iba a encontrarse con una historia que no se quedaría en lo estético y colorido sino que escalaría hacia una experiencia intelectual cargada de metahumor.
La realizadora estadounidense aprovechó la oportunidad para usar el mundo vendido por Mattel para poner en una vitrina el nivel de las exigencias al que está sometida la mujer, que debe incluir perfección física, belleza y, al mismo tiempo, éxito profesional. Si todo eso se le pide a una mujer de carne y hueso, llena de virtudes, pero también de infinitos defectos, el juicio hacia la muñeca es mucho más férreo, parafraseando uno de los diálogos del personaje que interpreta América Ferrera.
Margot Robbie y Ryan Gosling cumplen a cabalidad los roles para los que fueron llamados. La rubia es la más fiel encarnación de la muñeca nacida el 9 de marzo de 1959, y el galán funge de colirio para todos los tipos de audiencia. Por su parte, Will Ferrell arrancará carcajadas como un torpe ejecutivo de la empresa fabricante de juguetes, que a ratos, será uno de los enemigos a vencer.
Pero no todo es rosa en el largometraje de Gerwig y aunque se entienda que la atención deba girar en torno a las vicisitudes de Barbie, se siente injusto el trato hacia Ken y los hombres en general, pintados como de inteligencia limitada y carentes de personalidad y sentimientos.
Si de entretenimiento se trata, la diversión está garantizada a lo largo de los 114 minutos que dura la producción, los cuales están aderezados por una banda sonora que incluye las voces de Dua Lipa y Nicki Minaj, entre otros artistas.
Eso sí, solo cabe recordar que la Motion Picture Association la calificó PG13, lo que quiere decir que todo menor de 12 años para poder verla deberá estar acompañado por un adulto.
Rotten Tomatoes, Metacritic y numerosos medios especializados alrededor del mundo han celebrado la calidad del filme que se convirtió en el mejor estreno de lo que va de 2023, superando a “Guardianes de la Galaxia Vol.3″, que consiguió 17,5 millones de dólares en su estreno en Estados Unidos el pasado 5 de mayo, mientras que la popular venus de plástico acumuló en su premiere más de 22.3 millones de dólares en taquilla.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo