No como la estamos esperando.

IX Perorata por la necesidad de un cambio necesario.

José Gregorio Palencia Colmenares.

Escritor, poeta, conferencista

y articulista de medios.

 

 

 

 

“El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo.”

                                Johann Wolfgang von Goethe

                                                                  1749 -1832

 

 

 

En estos días tan convulsos de la humanidad, todos los días nos vemos inundados de información que, de manera inequívoca, nos lleva a pensar que el mundo como lo conocemos, está indefectiblemente condenado a sufrir un cataclismo de dimensiones catastróficas extraordinarias, producto de los diferentes conflictos bélicos que se están desarrollando en este preciso momento. Sin embargo y conforme al título de esta reflexión, quiero hacer algunos aportes, los cuales me llevan a pensar que el desenlace ocurrirá de manera diferente.

La primera observación y quizás la más determinante, es que para que exista un conflicto debe existir al menos dos partes. Si lo miramos de esta manera vamos a tratar de identificar el fragmento de más peso del primer estrato del conflicto, el poder económico mundial. Este poder que se constituye por apenas pocas personas y sus corporaciones, que se organizan de manera tal que abarcan todas las ramas de la actividad económica mundial, han utilizado la guerra en sus diferentes modelos como una fuente extraordinaria de acrecentamiento en sus ganancias a costa de las vidas humanas, sin embargo hoy están convencidos que una guerra de esas características representaría una aniquilación importante de la humanidad, la cual representa el segundo factor del conflicto, y sería un mal negocio para ellos.

La segunda observación, estará basada en lo geopolítico. La narrativa de los centros masivos de desinformación, intentan convencernos de que, todos los conflictos que se están desarrollando tienen dos actores; occidente, por una parte, que lucha por valores como la libertad, la democracia entre otros, y el resto de la humanidad que representa el eje del mal.

Lo importante en esta oportunidad es que producto de las nuevas tecnologías de masificación de la información, esta cada vez más, está rompiendo los muros que convienen a lo establecido e implantan una narrativa contraria a la versión oficial. Un buen ejemplo de este fenómeno comunicacional es que ahora sabemos principalmente que la guerra en Ucrania, no es de occidente contra Rusia, si no de Estados Unidos. También dejó en evidencia que la OTAN con su mecanismo militar, ideológico y psicológico, no es una organización para proteger a Europa, si no por el contrario para someterla es la razón por la cual, dentro de la misma algunos gobiernos y la mayoría de los pueblos, con contadas excepciones están pidiendo una revisión exhaustiva de su funcionamiento. Además, ya es un hecho que la vieja Europa dejó de ser para siempre un actor geopolítico autónomo.

Una vez identificado el elemento de marras, generador de los conflictos vamos a tratar de evidenciar su real potencialidad.

Estados Unidos tiene una presencia militar significativa en todo el mundo. Estas bases y tropas desempeñan un papel fundamental en la seguridad internacional, la estabilidad regional y la proyección de la fuerza de Estados Unidos. Cada ubicación ha sido estratégicamente seleccionada para maximizar la capacidad de respuesta ante cualquier contingencia.

Se estima que hay aproximadamente 173,000 tropas norteamericanas desplegadas en unas 254 bases e instalaciones militares en todo el mundo. Aquí podíamos utilizar el viejo dicho que reza “Mientras más lejos mejor”, porque lo menciono; veamos

Durante los últimos cien años, Estados Unidos ha estado involucrado en numerosos conflictos militares alrededor del mundo. Según la información disponible, Estados Unidos ha participado en 108 conflictos militares. Estos incluyen grandes conflictos como la Primera y Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam, la Guerra de Corea y la Guerra del Golfo, entre otros.

En cuanto a conflictos en su propio territorio, no ha habido guerras convencionales en los últimos cien años.

Una realidad absoluta que contrasta con este despliegue de poder bélico, es que a este imperio en poco menos de una década, de manera reiterada y cada vez en mayor proporción le están propinando derrotas importantes en el campo militar diferentes protagonistas, regiones y escenarios. Afganistán, Siria, Yemen, son los referentes actuales de esos reveses, lo que sin duda alguna representan un declive importante en la condición de imperio que se desmorona inexorablemente.

En cuanto a la realidad de los Estados Unidos, existe un elemento importante por su representación histórica y por un acontecimiento geopolítico con características similares, no es otra si no la visita de unidades navales de primera línea, con poder armamentístico letales por parte de Rusia, en lo que ellos denominaron su patio trasero.

Es comparable con la Crisis de Octubre, sin embargo, la administración Biden, no es capaz de levantar la voz ante semejante situación.

Sabemos lo que representan las flotas navales de otros estados en territorios foráneos, desempeñan un papel crucial en la construcción y expansión de imperios, así como también acciones inequívocas de defensa, dominio y proyección de poder ya que las demostraciones de fuerza naval podían intimidar a rivales y disuadir conflictos.

En conclusión y como reza el pensamiento de Goethe, este imperio es muy cobarde y por tanto “un tigre de papel” como lo definió el camarada Mao Zedong, en una entrevista de 1956 con la periodista estadounidense Anna Louise Strong.

Recuerden ser felices, es gratis.

Paz y bien.

 

Desde “La Gruta” en el día de San Bernabé, San Máximo y San Juan de Sahagún, dos mil veinticuatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola | portuguesaaldia.com La Plataforma Informativa de Portuguesa Pone a tu disposición Los Planes y Servicios de Publicidad

¿En qué podemos ayudarte?