• 05/17/2022 1:03 AM

Portuguesa Al Día

Premio "Silbón de Oro 2021"

Las dos caras del cedeñismo

Iván Colmenares

         Este par de zulianos que se sienten dueños de Portuguesa nos van a hacer la vida de cuadritos. Y es aquí cuando se valora el peso de la educación, ese mecanismo sobre el que predicaba Simón Rodríguez para construir repúblicas, porque sin ciudadanos jamás existirían. Entiendo como ciudadano a aquel ser humano formado en las leyes y en los elementos claves para la convivencia en el marco del pacto de la Nación, que es su Constitución. Por eso, por encima de cualquier título, el Libertador escogía el de ciudadano.

         El último llamado de la Conferencia Episcopal lo ratifica en su exhortación de refundar la nación desde la ciudadanía, en un país donde  “la pobreza de la gran mayoría de nuestro pueblo, con particular acento en la desnutrición de la infancia y las situaciones de injusticias que viven las personas de avanzada edad. Y también están los daños psicológicos, morales y espirituales que experimentan los venezolanos en el drama que estamos viviendo”. Renny Ottolina también lo decía hace cuatro décadas: “Mientras la gente por interés o por miedo, no levanta su voz, no reacciona, nada seremos; Venezuela se enfrentará en menos de una generación al inmenso peligro de perderse como nación soberana e independiente y ese territorio volverá a ser colonia de alguien, o peor aún, podría ser repartida entre muchos.”

         En este juego de abalorios, donde te reparten esos adornos de poco valor, donde te siguen cambiando espejuelos por oro, se van conformando con que tapen unos huecos, ponga unos bombillos o una bomba de agua y los aplauden y los adulan, porque apenas están cumpliendo con sus obligaciones, aunque sea en una centésima parte. Y mientras se chapucean, siguen abusando de un poder pasajero, y aunque pretendan eternizarse, cada día tengo la convicción de que éste será el último gobernador rojo que se cala Portuguesa.

         Entremos en materia. La Presidenta del Consejo Legislativo en estado de perjurio, mentir bajo juramento, el que hizo al tomar posesión de ese cargo, y de abuso de poder se negó el martes 26 a juramentar a Amílkar Hidalgo, como legislador, ante la ausencia justificada del principal Lucas Segura. Y mintió cuando al tocarse el tema, dijo que había hablado con Segura y el oficio no había sido recibido. Totalmente falso. En Secretaría el viernes 22, el jefe de AD había entregado la comunicación. Lo cierto es que se burló, cometió delito e impidió el derecho de la oposición democrática de rotar a sus personeros debidamente proclamados por el CNE. Lamentablemente, Lucas Segura, por las presiones rojas, se presentó en la sesión del jueves, faltando también al acuerdo aprobado en el G5. La emperatriz, quiere hacer como su marido, lo que le da la gana, pasando por encima de la normativa, en este caso, el reglamento interior y de debates del cuerpo legislativo regional.

         Por el lado ejecutivo, Primitivo muestra su rostro autoritario, al ordenar el despido de numerosos trabajadores, violando todo proceso. Los pone a renunciar y les pagan doble. Delito que cometen sus funcionarias de Recursos Humanos y el cuentadante. Los obligan a trabajar jueves y viernes santo, el 19 de abril, sábado o domingo, porque el que manda es el que lo goza, enviando al carajo, Constitución, contrato colectivo o Ley del Trabajo, porque allí se labora hasta cuando él diga. Convoca reuniones obligatorias hasta la una de la mañana, debe ser por lo de paleros o  babalaos. Los obliga a vestirse de blanco como la secta cubana, para desfilar el primero de mayo. Grita, vocifera, insulta, pisotea, como lo hacía en Agua Blanca y  Araure. Los malos tratos de Cedeño con los trabajadores rayan en la humillación y el desprecio del que se cree más que los demás. A un camarógrafo de prensa, dirección en la que les grita que ahí nadie sirve para un coño, lo botó porque a la pregunta de su 1×10 del PSUV, el trabajador le contestó que él era funcionario de la Gobernación y no estaba obligado a ello. A una señora que tiene cáncer la despide sin ningún impedimento, simplemente porque a él le da su regalada gana. No respeta los reposos médicos, convocando a esos trabajadores a reincorporarse al cargo y se niega a dar las vacaciones vencidas, porque eso lo decide el emperador.

         Todavía no asoma el verdadero rostro del tiranuelo, del disfraz de dictador, pero faltan varias lunas, para seguir descubriéndolo o denunciándolo, si Dios y mis paisanos, nos siguen dando fuerzas. Por ahora, vayan preparando las faldiqueras, porque él y su señora esposa, ya están a punto de reformar el Sistema Tributario del Estado Portuguesa, y de acuerdo a la voraz experiencia araureña, nos van a cobrar hasta por respirar.

Comparte con un amigo

Deja tus comentarios...