Las autoridades neerlandesas han tomado medidas para reforzar la vigilancia de su espacio aéreo con drones, después de que Estados Unidos haya derribado a principios de mes un globo “espía” chino frente a sus costas, dado que, según una portavoz policial, el riesgo de espionaje en Países Bajos es “real”.

La policía neerlandesa no ha comunicado oficialmente ningún incidente relacionado en las últimas semanas, pero un portavoz de la Policía Nacional aseguró este jueves al diario neerlandés De Telegraaf que las autoridades son “conscientes del riesgo de espionaje” en Países Bajos y subrayó que ese peligro es “real”.
“Los vigilamos de cerca y ajustamos nuestras medidas en consecuencia si es necesario”, agregó. Además, alertó de que, si bien la policía neerlandesa usa drones fabricados en China, no utiliza aplicaciones chinas para controlarlos.
El año pasado, las autoridades neerlandesas usaron drones para vigilar, investigar o brindar ayuda en un total de 2.350 ocasiones, el doble que en 2021.
Estados Unidos destruyó el pasado 4 de febrero un globo «espía» chino frente a las costas de Carolina del Sur, y en los últimos tres días ha derribado otros tres objetos voladores en su territorio y Canadá, de los que de momento no ha podido confirmar su origen.
El Gobierno estadounidense ha acusado a China de desarrollar un programa militar de espionaje a través de globos enviados a 40 países de los cinco continentes, por lo que el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, canceló un viaje previsto a Pekín.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo