Dos presuntos responsables del asesinato del fiscal paraguayo antimafia Marcelo Pecci fueron capturados en Colombia, lo que eleva a ocho la cantidad de arrestos por ese crimen, según informó la fiscalía colombiana.
«Estas dos personas al parecer fueron quienes se encargaron de la parte logística» del homicidio, perpetrado el 10 de mayo de 2022, dijo a los medios el fiscal Francisco Barbosa.
Los elementos encontrados durante la investigación llevan a concluir que «los procesados coordinaron la ejecución del crimen y se reunieron con personas que intervinieron directamente en este hecho», agregó Barbosa.
Mientras disfrutaba de su luna de miel, Pecci fue ultimado a tiros frente a su esposa embarazada en la isla de Barú, próxima a Cartagena (norte).
Autoridades colombianas, paraguayas y estadounidense están tras la pista de los otros homicidas, que según las pesquisas están relacionados con redes del narcotráfico. Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares a quienes provean información sobre los responsables.
Condenados a 23 años de prisión
Cuatro de los ocho capturados, incluido el sicario, aceptaron cargos y fueron condenados a 23 años de cárcel en junio.
Un hombre arrestado en Venezuela confesó haber conducido la moto acuática desde la que le dispararon a Pecci. A cambio recibió 8.000 dólares.
Los investigadores no han determinado quiénes fueron los autores intelectuales del homicidio de fiscal, reconocido por sus investigaciones sobre el crimen trasnacional.
A lo largo de las averiguaciones han surgido como sospechosas algunas organizaciones ilegales como la brasileña PCC (Primeiro Comando da Capital), la venezolana Tren de Aragua y la uruguaya Clan Insfrán.
«De corazón pido que me perdonen»

«Me ha dolido mucho la situación, el gran error que cometí. De corazón les pido que me perdonen a la señora de Pecci y a la familia», afirmó Ramón Emilio, de 47 años. Por su parte, su hermano, de 40 años, aseguró que no tenía palabras para excusarse: «Estoy muy arrepentido».

La Fiscalía General de la Nación de Colombia les imputa los delitos de homicidio agravado y porte de armas, en calidad de coautores, por haber coordinado el crimen perpetrado en Cartagena, el 10 de mayo de 2022.

El juez a cargo de la causa indicó que debido a su confesión, los investigados tendrán el 50% de reducción de la pena, mientras que la Fiscalía ha pedido este lunes que ambos sean enviados a una cárcel de máxima seguridad, según recoge W Radio Colombia.

De acuerdo con la acusación, los hermanos, oriundos de Medellín y capturados en una operación simultánea en Bogotá y Rionegro, contactaron a Francisco Luis Correa para encargarle el crimen y le suministraron todo el equipo necesario para llevarlo a cabo, a cambio de 1.500 millones de pesos colombianos (aproximadamente 320.000 dólares).

Los registros confirmaron la autoría

Andrés Felipe fue detenido en Rionegro, en el departamento de Colombia donde fue requisada una camioneta Toyota Prado que presuntamente habría sido utilizada para planear el crimen. Según el fiscal del caso, el vehículo estaba a nombre de su compañera sentimental, Margareth Lizeth, prófuga de la justicia.

Durante el registro del inmueble donde Andrés Felipe fue arrestado se encontraron una memoria USB, una grabadora, un tableta electrónica, una tarjeta sim, un celular y un ordenador portátil. Además, se halló documentación diversa, como recibos de pagos, aperturas de cuentas o liquidaciones de transacciones.

Por su parte, en el inmueble en el que fue detenido Ramón Emilio, situado en un conjunto residencial en Bogotá, se requisaron varios celulares, un disco duro y documentos relevantes.

¿Cómo se llevó a cabo el crimen?

Según las investigaciones, en el asesinato del fiscal Pecci estuvieron involucradas nueve personas. Los hermanos Pérez Hoyos y la pareja de uno de ellos habrían sido los coordinadores del crimen, tras encargar el trabajo a Francisco Luis Correa Galeano.

Correa Galeano, a su vez, presuntamente contrató a los «marcadores» encargados de vigilar a Pecci: Cristian Camilo Monsalve Londoño, ya condenado, y su madre, Marisol Londoño.

El encargado de ejecutar el homicidio también habría contratado a tres sicarios, identificados por las autoridades como Adrián Zabaleta, Wendre Still Scott –encargado de efectuar los disparos y ya condenado– y a Gabriel Carlos Salinas.

Los nombres de los hermanos Pérez Hoyos se habrían conocido gracias a la declaración de Correa Galeano, quien estaría buscando un acuerdo beneficioso con la Fiscalía después de su detención.

Correa aseguró que le encontraron en Medellín y le encargaron de coordinar el homicidio para hacerle un favor a unos narcos paraguayos. Según su versión, Ramón Emilio habría sido el encargado de pagar por el crimen y estaría en contacto con un narcotraficante paraguayo para informarle sobre los avances de la acción criminal.

Con el objetivo de organizar el crimen con la ayuda de su hermano, se presume que Andrés Felipe viajó a Medellín en el mes de abril de 2022. Tras diversas reuniones entre los integrantes del entramado, los Pérez Hoyos se desplazaron a Cartagena el 7 de mayo y, tras varios días ultimando los detalles y haciendo entregas de armas y dinero, perpetraron el asesinato el día 10 de ese mes en la playa donde se encontraba Pecci de luna de miel.

Viejos conocidos

Correa Galeano contó que había conocido a Ramón Emilio hace 15 años, ya que los dos formaron parte de la banda ‘los Paisas’, una organización criminal y narcoparamilitar con base en Medellín, que fue disuelta en 2014.

Por aquel entonces –entre 2008 y 2010–, Correa Galeano era conocido como alias ‘Esteban’ y fungía de comandante de la organización en el alto San Jorge en Córdoba. Más adelante, en 2015, Ramón le presentaría a su hermano, que se dedicaba al narcotráfico.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo