REFLEXIONES

Antonia Muñoz

¿QUÉ PASA CON LA AGRICULTURA VENEZOLANA? (I )

 

La agricultura es un problema de todos, porque quien come tiene que ver con la agricultura. Por lo tanto, podemos suponer que con tantas protestas de los pequeños y medianos agricultores del país, lo menos que pueden preguntarse los venezolanos que tengan ojos para ver y oídos para oír, es: ¿Qué pasa con la agricultura venezolana? En nuestra opinión, lo primero que pasa con la agricultura venezolana es que quienes la dirigen tienen rato violando la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). En esta serie de reflexiones analizaremos los artículos 305, 306 y 307. Sin ninguna duda, el gobierno negara esta especie; y por la bendita flojera de no leer la Constitución, alguna gente le creerá. Con estas ideas en mente, nos permitiremos señalar lo que consideramos son violaciones a la CRBV, con la esperanza que contribuyamos en algo a la urgente tarea de concientización de la población en general. Ojala la mayoría dejáramos la apatía y el miedo y nos atreviéramos a preguntar ¿Donde y cuando botaron la consigna ‘’DENTRO DE LA CONSTITUCIÓN TODO, FUERA DE LA CONSTITUCIÓN NADA’’?

 

ARTÍCULO 305. El Estado promoverá la AGRICULTURA SUSTENTABLE como

base estratégica del DESARROLLO RURAL INTEGRAL, a fin de garantizar la

SEGURIDAD ALIMENTARIA de la población; entendida como la DISPONIBILIDAD

SUFICIENTE y ESTABLE de alimentos en el ámbito nacional y el ACCESO

OPORTUNO y PERMANENTE a estos por parte del público consumidor.

Sería injusto decir que quienes han dirigido el Proyecto Bolivariano no han hecho

intentos por promover el desarrollo rural integral. Como recordatorio y por razones

de espacio, en esta oportunidad mencionaremos solo el PLAN CAFÉ. En su

momento, el Presidente Chávez, palabras mas palabras menos, expresó: no

podemos pensar solo en el cultivo, también tenemos que pensar en el ser humano.

Por eso el plan café comprendía la construcción y mejoramiento de viviendas,

centros de salud, escuelas, vialidad rural… Obviamente el Plan café incluía

mejoramiento del manejo agronómico del cultivo (Renovación, fertilización, control

de malezas, control de plagas y enfermedades…), créditos, construcción de

pequeñas torrefactoras ( trilla, molienda y empacado) en los municipios cafetaleros

para que los pequeños no fueran devorados por la agroindustria y por personeros

del gobierno y sus amigos, dedicados a los agronegocios, donde destacan la

exportación de

café que no producen, pero que le compran, a veces forzadamente, a los

caficultores a precio de‘’ gallina empestada’’ .

Por razones que serían largas de explicar y que conocen otros mejor que yo, en

poco tiempo el plan café se interrumpió y quedó como ‘’Lo que el viento se llevó.’’

Para que cualquier proyecto prospere se necesita, entre otras cosas, que el mismo

sea técnica y financieramente viable, que la implementación y el seguimiento, tanto

a nivel administrativo como a nivel de campo, lo realicen personas conocedoras del

área objeto de estudio, que la población objeto del proyecto sea previamente

sensibilizada y reciba acompañamiento técnico y socio político (no partidista).

Cualquier Plan debe mantenerse por un tiempo suficiente, ya que los cambios

culturales no ocurren de forma instantánea.. La intención es muy importante,

pero no es suficiente. Igualmente, los recursos son absolutamente necesarios,

pero deben manejarse de manera racional y con honestidad, lo que sólo puede

garantizarse con un celoso control administrativo.

Continúa el artículo 305 señalando: ‘’La seguridad alimentaria se alcanzará

desarrollando y PRIVILEGIANDO LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA INTERNA,

entendiéndose como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria,

pesquera y acuícola. La producción de alimentos es de INTERÉS NACIONAL y

fundamental para el desarrollo económico y social de la Nación. A tales fines, el

Estado dictará las medidas de orden financiero, comercial, transferencia

tecnológica, tenencia de la tierra, infraestructura, capacitación de mano de obra y

otras que fueran necesarias para alcanzar niveles estratégicos de

AUTOABASTECIMIENTO. Además, promoverá las acciones en el marco de la

economía nacional e internacional para COMPENSAR LAS DESVENTAJAS propias

de la actividad agrícola…’’

Para visualizar el incumplimiento del artículo 305 solo bastaría preguntarse ¿Ha

estado el gobierno nacional ‘’privilegiando la producción agropecuaria interna’’

cuando importa maiz, arroz y azúcar justo en el momento de cosecha o zafra de

estos rubros en Venezuela? Sabemos que la producción nacional de estos 3 rubros

ha disminuido significativamente en los últimos años y se necesita importar el déficit

para cubrir la demanda del país; sin embargo ¿ No les da el cerebro o el corazón

para importar en el momento adecuado para el país y para nuestro productores?

Definitivamente, la producción de alimentos y el autoabastecimiento ( SOBERANÍA)

no es de interés nacional. Lo que importa es el interés del grupo de privilegiados

que solo ve la agricultura como una vía para seguir enriqueciéndose a expensa del

empobrecimiento de las grandes mayorías. El gobierno nacional ha demostrado

hasta el cansancio que no tiene ningún interés en ‘’ compensar las desventajas

propias de la actividad agropecuaria’’, como: falta de subsidio, créditos de la

banca privada o nacional sustituidos por créditos usureros, insumos a precios

especulativos, parque de maquinaria obsoleto,

déficit de combustible, vialidad rural intransitable, carreteras minadas de alcabalas

policiales y militares matraqueando a los productores… y tantos obstáculos más.

Como se trata de ser equilibrado en nuestros juicios, en el marco del análisis del

artículo 305, referido a la seguridad alimentaria, nos permitimos recordar a los

venezolanos, que durante unos 10 años del gobierno Bolivariano,

aproximadamente un 80% de la población podía comprar sus alimentos con el

sueldo que devengaba . Lo anterior puede deducirse porque para 1998, un 49 % de

la población vivía en pobreza general (Tenían Necesidades Básicas Insatisfechas,

pero podían comprar alimentos) y 21 % vivía en pobreza extrema ( Lo que ganaban

no le permitía comprar ni siquiera sus alimentos)a. En el referido periodo de

gobierno, la seguridad alimentaria en Venezuela se intentó a través de la

producción interna y la importación de alimentos, que durante estos años se

vendió a toda la población alimentos a precios subsidiados, a través de

mercados a cielo abierto, bodegas Mercal y PDVAL, entre otros mecanismos.

Además, se fortaleció el Programa de Alimentación Escolar, los Comedores

Populares y otros Programas Sociales con el objeto de atender específicamente a

los grupos más vulnerables de la población. Estos programas sociales funcionaron,

sin mayores problemas, aunque con altos y bajos, porque el país tenía suficiente

dinero producto del petróleo y la inflación hasta 2012 nunca excedió el 25 %. En lo

personal, solo justifico ‘’regalar el pescado mientras se enseña a pescar’’. No se

puede olvidar que más de un malamañoso se lucró con la importación de alimentos.

Por si los gobiernos por venir en Venezuela tienen entre sus planes un acto de

contrición y una real rectificación, es de utilidad preguntarse ¿Por qué el fracaso en

el logro de los objetivos? Sin pretender tener todas las respuestas, ni una varita

mágica, estamos seguros de algunas razones. Además de la impunidad de los

delitos que ha entronizado la corrupción, una de las principales omisiones

cometidas fue: 1. Designar al frente de muchos proyectos personas con

desconocimiento total del área. 2. Falta de Seguimiento y Control. 3. Falta de

continuidad administrativa 4. Deficiente e insuficiente acompañamiento técnico y

socio político de los grupos humanos involucrados en tales procesos, por citar unas

pocas razones. En otras palabras, por falta de claridad en los objetivos,

desconocimiento del sector agropecuario e intereses creados, no se hizo suficiente

y eficiente trabajo en función de la SOBERANÍA ALIMENTARIA. De nuevo

insistimos que las buenas intenciones no basta..

Si alguien quiere defender lo indefendible, para que reflexione y coja pausa, nos

permitimos recomendarle que se lea una carta que Bolívar: le enviara a Páez en

1820, de cuyo contenido le adelantamos algo: ‘’EL QUE MANDA

DEBE OÍR AUNQUE SEAN LAS MÁS DURAS VERDADES, Y DESPUÉS DE

OÍDAS; DEBE APROVECHARSE DE ELLAS PARA CORREGIR LOS MALES QUE

PRODUCEN LOS ERRORES’’. Le han producido y le siguen produciendo mucho

daño a la agricultura, los invitamos a que le rindan cuenta al país y expliquen

públicamente ¿POR QUE SE NIEGAN A ESCUCHAR A LOS PEQUEÑOS Y

MEDIANOS AGRICULTORES?. Además, los venezolanos queremos saber ¿Quién

responde por la suerte de los siguientes proyectos? 1. Avícola del ALBA. Ambicioso

proyecto de gallinas ponedoras de huevos fértiles para producir 9 millones de

pollitos bebés al año. (Anzoátegui, Guárico y Portuguesa) 2. Porcinos del ALBA. 3.

Leguminosas del ALBA. 4.Complejo Agroindustrial José Inácio Abreu e Lima, en

Anzoátegui para la siembra e industrialización de la soya 5. PDVSA etanol.

Proyecto de producción de etanol con caña de azúcar sembrada en los estados

llaneros. 6. Complejo Agroindustrial Ezequiel Zamora de Barinas (Central azucarero

de Sabaneta). 6. Proyecto arrocero en el estado Delta Amacuro ( Siembra de arroz

y construcción de una planta de almacenamiento en Tucupita con la empresa China

CAMC Engineering Ltd) 7. Centro Técnico Genético Florentino, para el

mejoramiento genético de bovinos y otras actividades agropecuarias. (Finca la

Marqueseña. Barinas) 8. Siembra de arroz para producción de semilla certificada

con asesoramiento del gobierno vietnamita Apure (Hato el Frío) y en el estado

Cojedes).

23 de septiembre de 2023.

 

Redes Sociales:

Twitter: @lanegraantonia

Instagram: lanegraantoniam

Facebook: Antonia Muñoz

Youtube: Antonia Muñoz Oficial

 

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo