• 08/19/2022 10:19 AM

Portuguesa Al Día

1 Millón de Visitas en 2022

Remaré hasta el triunfo con Castañeda

María Ulacio Alcántara.-

Es asombroso ver como dentro de nuestras filas se ha hecho campaña mediante un exacerbado uso de la politiquería, por parte de precandidatos a la gobernación y alcaldías de nuestro Estado intentando convencer a nuevos seguidores con métodos cuarto republicanos o como dijo Diosdado, entregando bolsas de comidas, comprando teléfonos y laptops para comprar la conciencia de nuestro pueblo.

Hemos sido testigo de la falta de disciplina por parte de mucho de ellos y la violación en flagrancia del reglamento pautado por el Partido Socialista Unido de Venezuela, teniendo hasta el tupé de llegar a amenazar, amedrentar con desalojos y pare usted de contar por no estar alineados con tenencias, que valiéndose de cargos practican este tipo de inmoralidad y arbitrariedades.

Inicio mí artículo con este comentario porque a través de las diversas redes sociales hemos presenciado como llegan denuncias y más denuncias sobre este tipo de actuación por parte de presuntos precandidatos que ejercen funciones en cargos gubernamentales.

Para ello, es preciso recordar que los cargos públicos son prestados y son pasajeros donde debemos dejar lo mejor de nosotros en cada una de las trincheras donde la Revolución nos coloque, estos oficios gubernamentales son para servir al pueblo y no para hacerse reyes, príncipes, para que la gente nos adule o para intentar amilanar a la población por no estar acorde con una preferencia política obligada, tal como se llevó a cabo y según lo leí en diferentes grupos de Whatsapp y redes sociales, con la escuela de Porteros Portuguesa, por no estar alineado con alguna preferencia política, algo que es sumamente vergonzoso.

Es extremadamente escandaloso, ver el uso de los bienes del Estado para actividades de carácter político solo con el fin de intentar inducir a las personas a cambiar su preferencia política en favor de otra, pero aunque secuestren la publicidad, tengan la maquinaria, usen los autobuses y los recursos de nuestro erario público, es el pueblo quien elige.

Desde esta trinchera, me declaro enemiga de los abusos de poder, de sus causas y de sus efectos, pero también de sus actores y sus cómplices que contratan, negocian y explotan con fines políticos opresores, pero también es necesario despreciar de los políticos y politiqueros que juegan con las necesidades del pueblo entregando bolsas de comidas, regalando celulares intentando convencer comprando conciencias, dice Alí Primera en su canción , “La inocencia no mata al pueblo, pero tampoco lo salva”.

Es aquí y ahora cuando debemos estudiar a los candidatos al cual apoyamos, y preguntarnos: ¿sí este tipo de situación está ocurriendo en nuestro Estado en este momento de elecciones internas, que nos podemos esperar sí un aspirante con está características llega a la Gobernación?

Sencillo mis estimados y estimadas camaradas, es darle continuidad a la anarquía, al atropello, pero voy más allá es darle cabida a la burguesía y para ello debemos recordar al Che Guevara, quien era opuesto al etapismo y por consiguiente un duro opositor a colocar cualquier confianza en la burguesía nacional y en este caso estadal.

Es preciso ser analítico y tener conciencia que es Reinaldo Castañeda, quien encarna y despierta las esperanzas en los explotados, de los más necesitados, de los desposeídos y citando de nuevo al Che Guevara, “representa la necesidad de la erradicación de los políticos burgueses enquistados en nuestro Estado” y recordemos que es el poder de los obreros, los trabajadores, el campesinado y de las mujeres y hombres quienes podemos derrotar a la hegemonía y las coronas que se nos pretende imponer en la región y que no cabe colaboración alguna con las burguesías estadal, por eso hagamos como el Che y desarrollemos la conciencia revolucionaria y socialista.

Debo dejar claro también que existe una gran y marcada diferencia entre Reinaldo Castañeda, un gran hombre, un planificador y un extraordinario estratega con relación a los demás pretendientes a la gobernación. Las armas de Reinaldo Castañeda, son sus remos, con los que nos llevará a puerto seguro, el amor al pueblo, pero debemos trabajar estos últimos días de campaña de manera incansable y todos remando en formación para llegar a este puerto seguro en Portuguesa, Así que camaradas y amigos. Rememos hasta el triunfo con Castañeda, no nos durmamos en los laureles y no pensemos en el triunfalismo.

Azabache2275@hotmail.com.

Instagram: Azabache2275

Twitter: @Mariaulacio2275

Comparte con un amigo

Deja tus comentarios...