¿Dónde comienzan nuestros derechos y dónde comienzan los de los demás? Desde el punto de vista jurídico nuestros derechos sólo son delimitados para garantizar el principio de igualdad ante la ley.

Parece ser que este no es el caso de los vecinos del Barrio Andrés Bello, específicamente en la avenida 27, donde en sus adyacencias se encuentra una estación de servicio.

Si bien es cierto que el problema de la distribución de combustible causa desasosiego en la sociedad, también es cierto que los habitantes del sector tienen derecho a descansar sin ningún tipo de alteración.

Es por esto que los vecinos de la mencionada comunidad denuncian la aglomeración de personas formando cola para susrtir combustible, pero que además hacen sus necesidades fisiológicas en plena vía pública.

No contentos, forman escándalos con música a un alto volumen; se reúnen en grupos y como buenos venezolanos hacen de su viacrucis un chiste, riendo a carcajadas, pero perturbando el sueño de los demás.

Es necesario un ejercicio de empatía, pues mientras ellos padecen por la necesidad del combustible, los vecinos sufren el irrespeto de no permitirles el sueño y el descanso, a sabiendas de que al día siguiente se tienen que levantar temprano para ir a sus trabajos.

Queda la intervención de las autoridades para evitar que este tipo de situaciones siga ocurriendo, sobre todo en una colectividad cada día más golpeada por la difícil situación que vivimos.

Miguel Ángel Morales

0414-5806704

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo