Alrededor de 85.000 personas se quedaron el lunes sin electricidad en Nueva Zelanda y cientos de vuelos fueron cancelados por una tormenta tropical que azotó el norte del país.

El ministro encargado de manejo de emergencias, Kieran McAnulty, indicó que lunes sería un «día crítico» debido a la combinación «altamente peligrosa» de fuertes vientos y lluvias.

La tormenta se debilitó de su condición de «ciclón», pero derribó árboles, dañó carreteras y derribó tendido eléctrico.

El gobierno declaró el estado de emergencia en cinco regiones norteñas, incluida Auckland.

Unas 58.000 personas en la Isla Norte del país quedaron sin energía y las autoridades advirtieron que podría tardar varios días en restaurar el servicio.

«Mientras el clima continúe así de severo, será inseguro» trabajar en recuperar el tendido eléctrico, indicó McAnulty.

La tormenta también afectó la red de transporte del país, con vuelos suspendidos y horarios de buses y trenes alterados.

Air New Zealand dijo que había cancelado 509 vuelos y que no volverá a operar con normalidad hasta el martes.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo