A una semana de los terremotos de magnitud 7.8 y 7.5 que azotaron Turquía y Siria, las labores de rescate continúan, sin embargo, las posibilidades de conseguir personas con vida cada vez son menos, por lo que los expertos estiman que más de 150 mil cuerpos sin vida yacen bajo los escombros.

Luego de casi 170 horas de los simos,  se logró rescatar a una señora de 40 años en la ciudad de Gaziantep, mientras que en Antakya, un hombre fue encontrado con vida. También ha sido localizado vivo un menor de edad, informa la emisora TRT.
A pesar de los milagrosos rescates, los expertos piden a los voluntario a buscar con cuidado entre los escombros, ya que aún se han hallado sobrevivientes, pero el fin real es tratar de sacar los cuerpos sin daños y así sus familiares puedan reconocerlos y darle sepultura.
«¿Por qué remover los restos tan pronto? Se puede seguir con vida hasta diez días después», ha advertido en Twitter Ahmet Ovgun Ercan, un prestigioso geofísico de la Universidad Técnica de Estambul.
Dentro de las explicaciones del experto destaca el hecho que en estos momentos las víctimas con vida se encuentran débil y es difícil que griten para guiar a los rescatistas, de allí nace la importancia de remover los escombros con cuidado.
Hasta los momentos las cifras de fallecido han llegado a 33 mil en territorio sirio y turco, pero se espera que los números crezcan considerablemente.

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo