Al menos 19 personas fallecieron el pasado fin de semana como resultado del paso de tornados y fuertes tormentas por la región central de EEUU, que dejaron sin electricidad a cientos de miles de hogares y negocios, informa NBC News. El número de víctimas podría crecer, ya que los trabajos de los rescatistas aún de no han terminado.

El mayor número de fallecidos —ocho personas— se registró en el estado de Arkansas, de acuerdo con la gobernadora local, Sarah Huckabee Sanders. En el condado de Cooke (Texas), donde un tornado arrasó un parque de casas móviles, fallecieron siete personas. De acuerdo con el sheriff del condado, entre las víctimas mortales se encuentran dos menores de edad, de 2 y 5 años, que fallecieron junto con tres miembros de su familia en una casa cerca de la comunidad de Valley View.
Otras dos muertes se reportaron en Oklahoma (condado de Mayes) y dos más en Kentucky: una en la ciudad de Louisville y otra en el condado de Mercer, donde un árbol cayó sobre una casa.
Los tornados, fuertes vientos e inundaciones comenzaron a azotar los estados de Texas, Arkansas, Kentucky, Misuri, Oklahoma y Tennessee el sábado y continuaron hasta el domingo. En varios estados de la región central del país, la noche del domingo se emitieron alertas y advertencias de tornado.
Como consecuencia de la inclemencia meteorológica, más de 334.000 edificios se quedaron sin suministro de electricidad para la noche del domingo en Texas, Kentucky, Misuri, Arkansas, Tennessee y Kansas, de acuerdo con la web poweroutage.us. Los datos señalan que el número de hogares con el suministro de electricidad cortado ha aumentado para la mañana de este lunes a más de 447.000 clientes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *