Hemos visto el evento denominado “Hablan los Candidatos” o “Debate” de la oposición celebrado el 12/07/23, donde concurrieron de forma pública 8 de un grupo mayor de posibles candidatos a las “Primerias” para elegir al eventual contrincante del candidato que designe el partido de gobierno; ya que por los vientos que soplan, como que no será el Presidente Maduro, según sesudos análisis de las mentes en el claustro cubano. Bien, todo parece indicar que comienzan a encenderse los motores de un proceso que lamentablemente no llegará a su fin, ya que también se oye que el TSJ declarará la nulidad del mismo, vista la solicitud del adalid de la política del me recuesto aquí, el ciudadano Rattia.

Mucha tela por cortar en tiempos aún fríos para campaña a mi modo de ver, ya que las presidenciales aún distan a más de un año para ser celebradas. Hay una suerte de entusiasmo que no es tal, cuando observamos a diferentes bandos opositores hablar de quienes son y de sus dotes mágicas para cambiar el rumbo de nuestro país a una suerte de puerto seguro, que no será el del “Otoño del Patriarca”, quien por ahora mira sus tristezas y falencias desdeñadas sumidas en la destrucción que solo debe ser imputada a su persona; suerte de espada de Damocles cada vez más cercana.

El evento al que nos referimos inicialmente, contó con el verbo desgastado de Andrés Velásquez, que a la sazón no sabemos si hablaba por él o haciéndole piso a MCM, total ya había advertido que se sumaba a su candidatura. También estuvo Carlos Prosperi quien amén de palabras, creo que ni el mismo se convenció de lo que dijo; en el mismo orden estuvo Superlano, para mi, quizás con buen talante y verbo, amén de seguridad y aplomo en sus respuestas. Debo advertir que no pertenezco a ningún partido opositor y estoy dentro de ese 60% de venezolanos espectantes para decidir qué hacer en política. En el centro del podio y como una suerte de punto para ser captada, estuvo la Ma. Corina, luciendo un atuendo al estilo del sobresaliente fiscal de distrito de Gotham City, Harvey Dent, con ropa de un lado blanco y del otro negro, quizás para acentuar su doble faz y apego a su discurso de que más allá de que este enfrentamiento sea político, está la “lucha del bien contra el mal”. Comentario seguido es para Delsa Solorzano, quien toda de blanco recordando sus inicios en AD, mantuvo su discurso del YO, yo he luchado, yo he protegido, yo defiendo más de 300 detenidos, yo lucho por los Derechos Humanos; en fin todo un efecto narcisista tratando de mantener el agua tranquila para seguir mirándose allí. Le seguía Andres Caleca, con un performance aplomado, pero un ilustre desconocido al igual que la Dra. Tamara Adrián, con ponderadas hojas curriculares, cuyos discursos más que teóricos, ensalzaban su distancia con lo político y la utopía bien llamada de la urgente unidad; servían la mesa para que luego viniera la peor copia mal hecha de CAP copeyano autodenominándose “el Gocho del Ocho”, (aunque parecía más al chavo) por su posición en ese escenario que simulaba al “Palacio de la Justicia” creado por Marvel y los súper amigos; y también porque César Pérez Vivas se siente el “presidente gocho número 8”, pero copeyano; con intervenciones cansonas y llenas de retórica.

La guinda del pastel fue el cierre con la foto, donde antes del desmadre entre MC y precisamente el gocho, pues apareció en escena un tal “Rafael”, que nadie sabe quién era ni de dónde lo sacaron con una pancarta bien fuera de contexto para el nivel del protocolo exigido; y después que lo sacan viene la famosa foto, al estilo de los encuentros mundiales de la ONU, en ella la vedette de VENTE, no subió ni su brazo negro ni el blanco, y hasta forcejeó con Pérez Vivas quien quería ser ungido por la Diosa empoderada; mientras que del blanco, Superlano entendía que MC no quería ni que la tocaran los simples mortales.

Mención aparte merecen los aburridos presentadores que quizás deben ser familia de personas influyentes de la UCAB, para haber estado allí, existiendo moderadores de experiencia que quizás habrían hecho mejor trabajo sobre todo en el embarazoso dilema de cómo MC debía usar el micrófono al punto de que ella preguntó si tenía que tragárselo. Allí hubo risas sarcásticas, pero lejos de un comentario fue un mal chiste para tanta frivolidad.

En resumen, lo que vimos fue un gran acto burgués con un despliegue de simpatías hipócritas que nadie creyó (por lo menos yo no), ni que lograron convencer de nada. Discursos persuasivos y solapados a veces para liberar a los presos políticos, pero donde nadie exigió una amnistía urgente al Gobierno, solo colocar al Helicoide como museo haciéndolo ver cómo el Auschwitz venezolano a futuro, sin definición de la historia para lo que alguna vez fue creado. El dilema de las inhabilitaciones y la evidencia de que cada quien mañana, después de esas primarias hará caso omiso a lanzarse por su propia cuenta, tal como MC lo dejó dicho cuando dijo que ella llegará hasta el final final; como ya lo dejaron claro Capriles, El Conde y Rosales, quienes no conformaron el Salón de la Justicia porque son los superhéroes antagónicos, Batman negro, el Guasón y Supermán también de negro. Razón ha tenido el Dr. Eduardo Fernández, quien ha sido el único que ha estado claro en estos dilemas de la desunión y desde el inicio ha planteado que sea por coptacion del que represente los mejores intereses como candidato y líder, quizás por eso a la calladita suma espacios en esta convulsionada fórmula de lucha del poder. Así en esas comiquitas se nos van los días mientras quienes si están claros a pesar de lo errado y trasnochado de sus ideas, permanecen observando su jugada divisionista con sus acólitos dispuestos a darles nuevamente su rumbo a mantenerse en sus esferas del poder. Una jugada del inframundo donde Odin sacará la mejor parte aunque Thor esté defenestrado.

Volviendo a la participación de los candidatos en su encuentro, pues ojalá no lo hagan más, se les deja ver las costuras de saber cada quien que lo que quieren es “cobrar”; expresión ésta demostrativa del verdadero valor por el cual están allí. Cada uno desea cobrar su parte de la torta de la que comió Guaidó, Leopoldo, Borges y demás participantes de un gobierno de psiquis y de reconocimiento de Trump y su horda de acólitos mundiales, quienes ahora meten su lengua no sabemos dónde para hacer negocios y reconocer a Maduro. Ah, porque quedó claro que quienes estuvieron ayer con sus pompas y platillos en un escenario abierto a las redes y al mundo, pues no estaban justamente escondidos de la “Dictadura” inclemente que anunciaron, o por decir de Clark Kent Superlano, esto no tenía ni siquiera un nombre, porque iba más allá de un piropo al llamarlo dictadura. Quizás estemos de acuerdo con lo planteado, pero la manera en que hacen un espectáculo de este tipo, con la libertad incluso de exponer ideas o propaganda personalizada de la búsqueda de un líder (porque quedó claro que ninguno lo es y aspiran a serlo), y al final una suerte de rueda de prensa personalizada sin participación de periodistas sino más bien ese momento en que los directores técnicos de los grandes equipos van al micrófono a tratar de explicar peque jugaron como nunca y perdieron como siempre; pues genera dudas del tal gobierno opresor, porque los periodistas internacionales serios dirán, bueno y como es esa dictadura que les permite hasta hacerse propaganda para ser Presidente del país?

La mujer del César no solo tiene que serlo, sino parecerlo; y en el escenario visto, dejaron muy bien a Maduro, porque como explican esa contrapartida? Esta oposición solo dejó claro que ese es su escenario y ese país al que aluden no reconoce a los pobres. Seguimos copiando y queriendo adaptar lo que ocurre en otros países donde la cultura política es distinta y la gente puede o no opinar lo que les plazca; citaron el escenario del debate entre Feijoo y Sanchez en España y el de acá se parecía a los que hacen en USA, con el mismo nivel de aburrimiento y cansancio repetitivo de un discurso mal preparado y de odios. El país no quiere eso. Queremos algo distinto a lo qué hay, queremos que se acaben los resentimientos por haber sido pobres y ahora nos vienen los resentidos ricos; por Dios, allí no hay ni creo que exista un liderazgo de nada solo de intereses y de malos cálculos políticos. Mientras tanto ciudad gótica sigue a oscuras y sin agua, llena de corrupción y sin gasolina. Ojalá que llueva café.

Rafael García González

Deja tus comentarios...

Descubre más desde

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo